Tulancingo cultural

tras los tules...

Tulancingo, Hidalgo, México

Principal (portada)

en las letras en la música en la actuación en la plástica sociológico y social histórico centros y actividades culturales diversas de Tulancingo gastronómico ciencia y tecnología municipios  hidalguenses
 
anteriores
 
danza performance teatro
 
cine
 
prehispánico
 
tradicional y legendario
interesante
 
hacedores
 
     
 

autores - los maestros en Tulancingo - autores tulancinguenses - autores hidalguenses - libros y revistas - premios y reconocimientos

 
 

bibliotecas - derechos de autor - encuentros y festivales - presentaciones - talleres - convocatorias

 
     
                 
 

Ausentes en el campo de juego

 

Qué tan buenos son los buenos 

Libertad de Expresión

www.amnistia.org.mx

Declaración Universal de Derechos Humanos

 

 

 

Los trabajos ocultos

La "terapia" del perdón I y II

 

Mitos y leyendas

 

 

más de: perdonar aquí con un clic

 

 

Más de Cristina de la Concha aquí con un clic

 

       

4 de mayo, 2018

Cristina de la Concha

 

 

De las benditas anécdotas

Un ser animal se cruzó por mi camino en este periplo de ya poco más de trece meses.

 

El felino acompañante

 

Se trata de un gato negro que no se atravesó sino que se emparejó a andar conmigo en la acera de una calle de Montreal. Yo iba por allí, él dormitaba sobre el tapete de la puerta de una casa, con el cuerpo extendido a todo lo largo como rey de la Amazonía. Enderezó la cabeza a mirarme cuando yo apenas me aproximaba a un par de metros. Al pasar frente a él, se levantó como dueño del tiempo, se desperezó, estiró las patas traseras y las delanteras. Me vio y pareció pensar. Yo continuaba. Brincó cerca de mí, yo proseguí aunque ahora a un lado de la banqueta para darle espacio a él que se había echado a andar a mi costado. De una puerta vecina salieron unas niñas, una le señalaba a la otra con la mano la escena del gato negro que a la par de mis pies se contoneaba, la otra, más adentro se apresuró a asomarse con expresión de asombro pero a la distancia a la que se encontraban el oído no distinguió lo que decían.

Al felino le pregunté qué hacía, él movía las orejas, escuchándome. “¿A dónde vas? ¿me estás acompañando?” Me detuve y él se tiró en el piso para que lo acariciara. “Ah, esto quieres”. Él ronroneaba. Le rasqué la panza, debajo del ancho collar que portaba y la cabeza. Luego de unos minutos , “ya tienes que volver, ¿eh?, ya estás muy lejos de tu casa”. Me puse en pie y retomé la vereda. Él  hizo lo mismo y junto a mí se fue un tramo más batiendo las orejas como si oyera mis pensamientos. 

Edificios adelante, casi al llegar a la esquina, mi acompañante decidió regresar. Era una de esas cuadras larguísimas de esas manzanas montrealenses rectangulares a las que no se les ve el final, y que él avanzó conmigo durante un buen trayecto.

Quise pasar de nuevo por ahí para verlo pero ya nunca encontré esa calle, extrañamente.

Para estos tiempos de exilios, de amenaza social y miedos provocados y encumbrados, qué gusto recordarlo.

 

 

 

 

 

cristinadelaconcha@hotmail.com

https://www.facebook.com/cristina.delaconchaortiz

@dela_concha

 

   
                 

 

__________________________________

Gracias por su visita  

 www.tulancingocultural.cc ® Derechos Reservados

tulancingocultural@hotmail.com 

info@tulancingocultural.cc

Aviso legal para navegar en este sitio

Los contadores anteriores al 24 de noviembre de 2014:

 
 

Visitas en las páginas que tienen el contador:free counter

 
 

free counter

Los nuevos contadores a partir del 24 de noviembre de 2014:

contador de visitas
contador de visitas http://contador-de-visitas.com/signup.php

contador de visitas
Contador de visitas
diseño de logo